loader
Foto

Control para exportaciones de carnes

Entre la fiscalización y el temor por la vuelta de los ROE.


El secretario de Agro Agroalimentos de Santa Fe, Jorge Torelli se refirió en Tranquera Abierta diario sobre las serie de medidas para el sector.

Básicamente hay medidas en el caso de la carne vacuna para contener los precios y controlar una cosa que se viene denunciando desde hace mucho tiempo que es un tema de subfacturación en los precios de las exportaciones, eso genera un registro de operaciones que el exportador debería denunciar el tipo de operación, lo mismo que hace con el permiso de embarque nada mas que previamente a pedir esa autorización. Después hay algunas otras medidas que incluso apuntan a la producción agrícola como por ejemplo ver como se hace la compra de maíz con cobertura para que los precios favorezcan la actividad, hay una batería importante de medidas porque hay insumos industriales, hay un compromiso para sostener el precio vigente de textiles, cueros, madera, celulosa, papel, plástico, químicos, hierro, acero, entre otros y después hay algo de electrónicos.

Lo que se está buscando es regular, es controlar un mercado que estaba sospechado (en el caso de la carne)por algunas operaciones de subfacturación, que incluso fueron denunciadas y detectadas alrededor de 15 empresas hace unos 20 días atrás”.

Sobre el desaliento a la inversión cada vez que se habla de regulación o de algún tipo de intervención Torelli expresó: “Le diría a la gente de Venado Tuerto que se quede tranquila con respecto al desaliento de la inversión por las dos plantas que se trabajan allí.

Desde Carsfe (Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe) su presidente Carlos Castagnani opinó que “lo vemos con preocupación. El gobierno lo que quiere es solucionar el problema pero esperemos que no vuelva en una vieja receta que no dio resultado y esperamos que pueda reorientar la medida porque creemos que puede perjudicar a las dos puntas de las cadenas, que son el productor y el consumidor, que son las dos variables de ajustes. Prácticamente es volver a los viejos ROE, creo que el que conoce el negocio de la ganadería, es un negocio mínimo dos/tres años, entonces cambiar un poco el juego dentro de ese límite de tiempo, desalienta las inversiones que se venían haciendo en el sector.

Cuando se dice “intervención” se imagina muchas veces peajes, obstáculos similares a experiencias anteriores que no fueron buenas.  Castagnani dijo: “Me refería al amiguismo, el vos podes y el otro no. En un negocio como la ganadería que se estaba reactivando, un negocio de inversiones importantes con resultados a largo plazos estas medidas hacen temblar un poco las proyecciones que tiene cualquier ganadero pero esperemos que no sea más de lo mismo.

Creo que el gobierno tiene que saber de la mala experiencia que ya pasó hace algunos años donde perdimos 12 millones de cabezas y también hablarle a la gente que por ahí el mensaje que da el gobierno y quizás la crítica más grande que le hago yo, es que por culpa de la exportación aumenta la carne y no es así, por ejemplo el precio de la carne tiene un componente que es impuesto de más del 40%, que si el gobierno quisiera realmente que baje el precio de la carne tiene un arma fundamental. Sé que por la situación que está viviendo el país es difícil pero también poner trabas a un negocio de años no es bueno. Esto creo que se arregla sentándose, escuchándonos y ver qué solución se le puede dar al problema”.

En referencia a la disputa entre mercado interno y exportaciones, Torelli afirmó que las categorías que van a exportación y particularmente en el caso de China fueron 900 mil toneladas de peso equivalente res carcasa, la mitad fueron vacas, casi conservas, manufacturas porque los chinos lo que no quieren es grasa, quieren carnes magras porque están acostumbrados porque la grasa le cae mal a su sistema digestivo, entonces cuando uno se pone a mirar esa situación, está bien, una gran parte de sobrantes de novillos fue a parar a China, a Israel (como en el caso de la planta de Venado Tuerto) pero muchísima de la carne fueron vacas que no se consumen en el mercado interno. Te puedo asegurar que la carne que va a China no le gusta a ningún argentino”. 

Trozado obligatorio.

Tiene que ver con el cambio de comercialización y creo que es un gran avance pasar a eso, por supuesto que va a haber apoyo crediticio para las empresas que necesiten un poco mas de capacidad de frio para poder armar una sala de cuarteo, pero también tiene mucho que ver con la salud de los trabajadores, esto es importantísimo porque hace años que ya la Organización Internacional del Trabajo (OIE)  no es que recomienda sino que exige que no porten peso sin ayuda mecánica de más de 25 kilos y sabemos que hay gente que está bajando las media receses de 100 kilos solos, sostuvo Jorge Torelli. 

Esto tiene que ver mucho con la salud de los trabajadores, con la Superintendencia de Riesgos del Trabajo y con las ART, es un gran avance y un gran paso hacia lo que todo el mundo en la industria frigorífica quizás espera que en algún momento evolucione Argentina a la comercialización por corte y dejar la comercialización por media res”.

“En Santa Fe tenemos las plantas que están dentro de la cámara de frigoríficos de Santa Fe o las que están dentro del Consorcio Agro Exportador. En Venado Tuerto hay dos, una adentro de Cafrisa, indicó Torelli.

Normalmente hay plantas exportadoras pero son mas dedicadas al consumo externo y por supuesto una mega exportadora que está en Venado y en general en las provincias a lo largo y a lo ancho las plantas si no están listas están muy cerquitas, excepto algunas plantas municipales que habrá que darles alguna ayuda. 

El problema, aclaró el funcionario, está en NOA, NEA donde hay muchas plantas que son mataderos no son frigoríficos y eso es complicado, después resulta que Santa Fe y Córdoba que son las dos provincias que limitan con éstas quizás no vayan a exigir fuertemente como si lo va a exigir Santa Fe.




Mercados
14/01/2022