loader
Foto

EL CONTROL DE MALEZAS DEBE SER PROFESIONAL

El ingeniero agrónomo Juan Carlos Papa de INTA Oliveros explicó el cambio del paisaje con las prácticas agronómicas que se incorporaron en los últimos años, los riesgos y datos a tener en cuenta al utilizar nuevas herramientas para el manejo de malezas.


Algunas de las practicas agronómicas que se incorporaron estos años como maíces tardío y cultivo de servicio o trigo empiezan a aparecer en la rotación intensa de nuestra zona y para el ingeniero agrónomo Juan Carlos Papa esto fue bueno porque aporta sin lugar a dudas a la diversidad, “cuanto más diverso es el sistema más estable es el mismo, porque significa que la probabilidad de que surjan problemas de difícil solución como en el caso de las malezas es menor”.

El resurgimiento de los cultivos invernales ya sea de servicio o de cosecha son claves en esto. Pero el barbecho químico de suelo totalmente desnudo que nos obliga a usar o aplicar una elevada presión con herbicidas residuales, no contribuye a este aspecto que tiene que ver con la diversidad, todo lo contrario, no es lo más sustentable. Es preferible en la medida que se pueda siempre realizar un cultivo de servicio, un cultivo de cobertura  o de cosecha porque vamos haciendo un mejor aprovechamiento de los recursos y estamos contribuyendo a combatir malezas de una manera más sustentable”.

Ante los riesgos que hay al incorporar estos productos en el tiempo sin los conocimientos necesarios el ingeniero agrónomo insistió en que la utilización de fitosanitarios cualquiera sea y herbicidas en particular sin el conocimiento, de manera intuitiva, es peligroso porque  es probable que afectemos un cultivo en las secuencias sino que estamos metiendo la presión adicional en el sistema que va a favorecer que prolifere este tipo de inconvenientes que estamos teniendo,  que es el de las malezas resistentes  y tolerantes a herbicidas. Después nos encontramos con no solamente problema de fitotoxicidad que la mayoría de los casos tienen problemas por desconocimiento sino qué aparecen malezas que no podemos manejar satisfactoriamente”. 

“Las que más se notan siempre son las que más dificultad causan. Pero esto no tiene que ver solamente con el tema de la resistencia en la zona, sino que también tiene que ver con aspectos relacionados con el manejo. Muchas veces por el desconocimiento y por la falta de asesoramiento se cometen algunos errores de manejo que hacen que estas malezas persistan, proliferen y se noten, que se vean mucho. En esto también tiene que ver aspectos que el productor no puede manejar, como el clima.

El año pasado por ejemplo los residuales se caracterizaron por no funcionar satisfactoriamente justamente por aspectos que tienen que ver con el clima, pero también tiene que ver mucho relacionado con el manejo de las malezas. Un ejemplo característico de esto son los tratamientos tardíos. Persiste a pesar del tiempo transcurrido una inercia cultural con lo que era la tecnología que funciono tan bien del glifosato cultivos RR o glifosato soja RR. Al perder parte de su eficacia el glifosato se intenta sustituir con otros productos, otros herbicidas que no tienen nada que ver con el glifosato y se lo hace intenta en muchos casos utilizar de la misma manera. Ahí es donde se produce la falla el punto de quiebre. Los herbicidas que hoy estamos utilizando y que son distintos del glifosato, por ejemplo , son muy eficientes en cuanto al momento de aplicación, requieren maleza pequeña, maleza creciendo en plena actividad fisiológica, y cuando algún de estos aspectos que por algún motivo no se los tiene en cuenta entonces los tratamientos empiezan a no funcionar tan satisfactoriamente cómo uno pretende” analizó Juan Carlos Papa.

El Ingeniero también se refirió sobre aquellas nuevas tecnologías que vienen al indicar si estas son una solución o son un nuevo problema para los cultivos y asentó en que toda tecnología que aparece en el mercado hay que verla como una herramienta más que seguramente va a venir a aportar a la solución del problema, en la medida que se lo utilice con racionalidad. 

“El problema está en que se perciba a estas nuevas tecnologías o alguna individualmente como la panacea que nos va a servir para solucionar la totalidad de los problemas, que haga que el uso que se hace es herramienta sea descontrolado, excesivo, de elevada frecuencia, intensidad y como opción única. En ese caso deja de funcionar como tal y lo único que hace es ejercer más presión en el sistema para que entonces se transforme en un problema porque van a aparecer probablemente malezas resistentes a estos también. En muchos casos alguna de estas tecnologías aparece cuando ya hay resistencias informadas, por eso hay que hacer todavía más cuidadosos hay que estar muy informados y sobre todo el uso de estas tecnologías es importante dejarlos en manos de personas más capacitadas”.




Mercados
14/01/2022