loader
Foto

DOS KILOS DE PECHITOS DE CERDO EQUIVALEN A UN KILO DE ASADO

La carne de cerdo está mucho más barata que la carne bovina, cerca de un 30 o 40%, casi no compite con la bovina sino con el pollo.


El médico veterinario Jorge Brunori de la Estación Experimental Agropecuaria del Inta de Marcos Juárez consideró que “hace muchas semanas que el precio del cerdo ronda entre los 110 pesos de promedio y 116 - 127 pesos como valor máximo. No se ha movido. Mientras, que los costos que se componen en un alto porcentaje de maíz y soja han crecido más del 120% de promedio. Entonces esto ha elevado los costos de acuerdo a las situaciones productivas en el mejor de los casos una rentabilidad muy exigua o un punto de equilibrio en las granjas más grandes y a costos por encima de lo que se vende en las granjas más chicas. Por lo cual la situación del productor porcino en este primer semestre ha sido muy pero muy dura pero estamos esperando en agosto que normalmente el mercado porcino comienza a recuperarse en cuanto a precios y esperamos que el precio del capón se mueva, eso hace que estemos muy por debajo del precio de la carne bovina” y recordó que al precio del capón hay que multiplicarlo 2.5 veces para saber el precio que llega al mostrador: “Si hoy el capón estuviera en 160 o 180 pesos que es lo que necesitaríamos estaríamos hablando de una carne en el mostrador de unos 500 a 600 pesos y ahí probablemente se nos podría caer el consumo.  Entonces ahí estamos -dos pechitos abajo del asado- pero a costa de la rentabilidad del productor. Eso es una cuestión complicada para la coyuntura actual, siempre dejando en claro que el sector porcino destina el 94% de lo que produce al mercado interno y solo ese seis por ciento al mercado de exportación” aclaró el referente del sector.

 “La coyuntura del mercado es como lo estamos describiendo, un sector que apunta a un mercado interno que depende del poder adquisitivo de los vaivenes económicos del país”.

“Hay que extremar las eficiencias tranquera adentro y eso a veces al productor hasta le molesta y responde diciendo que en estos momentos que el capón no vale, que el maíz y la soja me sube, me pide más eficiencia, como la hago, sin crédito, sin apoyo económico, pero siempre hablamos de la exigencia basada en tecnologías de procesos no de inversión. Ajustar todas las tuerquitas más chicas que tiene un criadero como la pérdida de comida, tratar de tener un estricto plan sanitario para que ningún animal tenga un problema de adaptarse a su crecimiento o destetar la mayor cantidad de animales, eso es eficiencia y nos permite defendernos, sobrellevar estos momentos que son muy difíciles y esperar con mucho optimismo el segundo semestre para que el capón empiece a subir, no se afecte el consumo y la rentabilidad comience a ser lo que necesita el productor porcino y por lado creo que también el Estado tiene que ver a la actividad porcina como una carne estratégica porque hoy estamos tomando medidas equivocadas sobre la carne bovinas con las exportaciones con el fin único que el argentino coma carne, cuando en realidad es una visión equivocada porque el argentino no dejó de comer carne”.

Brunori realizó un repaso de los precios entre los años anteriores y el consumo correspondiente: “En el año 2000 comíamos 98 kilos de los cuales 65 era de vaca, 25 era de aves y 7 de cerdo, en el año 2020 cerramos con 111 kilos de carne de consumo, es decir, no bajamos. Pero ahora son 50 kilos de vaca, 45 de pollo y casi 16 de cerdo. Entonces lo que está haciendo el argentino es dejar de comer la carne más cara que es la vaca y consumir otras como la de cerdo. Ahí es donde digo que es estrategica para cualquier gobierno de Argentina dejar que el consumidor reemplace cerdo por vaca para que podamos seguir exportando carne bovina y no afectar a ese mercado. Para eso necesitamos medidas crediticias, pensar en algún sistema de compensación cuando los granos se disparan (sobre todo para las pequeñas y medianas granjas), todas medidas que nos den previsibilidad y poder desarrollarnos sin tener estos vaivenes tan profundos como tiene el sector porcino que a lo que lleva es a la perdida fundamentalmente del pequeño y mediano productor.   

FERICERDO 2023

“Hace unos meses atrás decidimos suspender Fericerdo para aproximadamente marzo de 2023 porque el año que viene se realiza el Congreso de Producción Porcina y son dos eventos que normalmente lo intercalábamos cada año y por eso salteamos también el 2022”, aclaró Brunori.

La forma tradicional de Fericerdo es la presencial porque es una muestra donde su eje es el contacto entre los productores de todo el país, con los profesionales, con las empresas, negocios e intercambio de información” expresó Brunori y anticipó que “el 28 y 29 de septiembre va a haber un encuentro virtual con cuatro módulos temáticos con disertantes de primer nivel. Vamos a tocar temas de nutrición, alimentación, mercado, sanidad, bienestar animal, así que la parte técnica por lo menos se va a cumplir” y describió que “será de forma virtual por la metodología que utiliza la experimental y el INTA, en general a través del canal de YouTube del INTA, van a estar los disertantes después de cada exposición a disposición de los que participen para las consultas, como se están haciendo todas las jornadas de capacitación en estos contextos de pandemia”.




Mercados
14/01/2022