loader
Foto

PROHIBICIONES, DOMISANITARIOS Y MANEJO INTEGRADO DE PLAGAS

El ingeniero agrónomo Luis Carrancio repasó puntos específicos de los procesos y las decisiones tomadas sobre la utilización de productos fitosanitarios en nuestra zona e indicó cuáles son los riesgos que tienen en el uso doméstico.


En estos días se conocieron las decisiones tanto a nivel internacional como local de proceder a discontinuar con la utilización de algunos productos de fitosanitarios. Sobre esto el ingeniero Luis Carrancio, director de la EEA del Inta Oliveros, detalló lo siguiente: “Esto que ahora a la mayoría le llama la atención es un proceso que se viene dando desde hace muchos años. La prohibición de distintos fitosanitarios ha sido bastante importante. En lo más reciente se puede hablar del endosulfán que era un producto muy utilizado para todo lo que es el control de chinches, hablando siempre del uso en la Pampa Húmeda, en nuestra zona. Después hay otros que se prohíben para la horticultura o floricultura que tienen otro uso. 

El endosulfán, el metamidofós son productos que se han prohibido recientemente. También hubo una oleada de prohibiciones en todo lo que es el control de plagas de granos almacenados que a nivel general se conoce menos, como la prohibición del DDVP, el fenitrotión para granos ha sido bastante importante.

Se prohibieron tres productos en este último tiempo. Están en vía de prohibición porque primero se prohíbe la importación, la fabricación, después la venta y por último el uso, por ejemplo, del 2,4-D, el éster butílico o el éster isobutílico, que son de alta presión del vapor. El clorpirifos metil y el clorpirifos etil que uno se usa en granos almacenados y el otro más en aplicaciones a campo. Otro que últimamente también se restringió y está en vías de prohibición es el fipronil que es un producto muy utilizado para el control en el campo de hormigas” dijo Carrancio y agregó que hay toda una revisión que se hace periódicamente y cuando se tienen suficientes datos se pone en proceso la eliminación en el mercado argentino. 

El ingeniero también se refirió a aquellos productos que pierden el registro para algo en particular y se lo permite para otras por las características propias del producto o de los riesgos que este puede generar: “No es lo mismo que se aplique en un producto que puede ser para las hortalizas a que lo aplique para un grano que no se consume de forma directa, que después va para extracción de aceite. Tiene todo un proceso en el medio. Eso depende de las características propias del producto, de cómo ese producto se va degradando en el tiempo y después está en el uso que le da una persona al cultivo en el cual se ha producido. Hay muchas variables en juego, no es solamente las características del producto”. 

Los productos domisanitarios

Muchos de estos productos son domisanitarios, es decir, que son productos de venta irrestricta y que se pueden comprar y llevar a una casa. Sobre estos el Ingeniero Luis Carrancio hizo hincapié en lo precavidos que hay que ser en cuanto al manejo de estos productos en el hogar: “la mayoría de los accidentes y de los intoxicados que hay en el población es a causa de los domisanitarios, más que a campo.  Por las condiciones en las que se usa. 

Un producto que a lo mejor es el mismo que se usa en el campo pero que viene diluido en un aerosol uno lo usa dentro de la casa, donde es un lugar es cerrado y la ventilación es baja, donde esas gotas que genera el aerosol, flotan en el aire, la gente lo puede respirar y después esas gotas se van depositando en los lugares de las casas, en la cocina, la mesa, una almohada o cualquier utensilio que se usa y eso es peligroso, si bien en el envase están diluidos, en la forma de uso se puede concentrar sobre un material donde la gente lo puede tocar. Hay muchos accidentes por el uso de domisanitarios, sobre todo en chicos porque no tienen idea del peligro. Muchos de estos productos (antipolillas, para moscas, mosquitos) que se usan para dentro de las casas, que hasta vienen con perfumes, parece que antes de estar tirando un veneno está perfumando la casa. Ese olor agradable aumenta la peligrosidad. Incluidas algunas propagandas que se ve por televisión que parece que se disfruta esto, pero en realidad es un toxico, en la gran mayoría la droga es la misma que se usa en el campo. Lo que pasa es que en el campo se tiene otra conciencia porque hay toda una cultura, entrenamiento y una tradición de uso del producto”.

Carrancio también indicó un dato llamativo para tener en cuenta el gran y peligroso daño que puede provocar el mal e irresponsable uso de los domisanitarios: “Una gota de 10 micrones cuando alguien la respira va directamente a los alvéolos pulmonares, son tan chiquitas que el aire la arrastra de forma tal que no rebota contra las paredes como puede rebotar una gota más grande y quedar en la parte de las vías respiratorias externas, sino que entra directamente al alvéolo. Los domisanitarios mal utilizados son muy peligrosos”. 

Módulo de producción en el periurbano

Por otro lado, el ingeniero Luis Carrancia se refirió al módulo en el que están trabajando para buscar respuestas pensando en sobre todo las zonas urbanas para bajar la carga de herbicidas en los procesos de producción agrícola y dijo “para nosotros esa dicotomía que hay en la sociedad sobre las buenas prácticas y ecología, no existen. Ambas son dos maneras de producir que superan ampliamente a lo convencional, por lo tanto, los dos dan respuestas a la sustentabilidad de los sistemas. La buena práctica utiliza productos de manera racional, la agroecología no los necesita. Cada una en su lugar, en su tiempo, en su forma”. 

Indicó que “tenemos un módulo de 33 hectáreas y media, que es pura y totalmente agroecológico, lo tenemos en varios lotes de la estación experimental sobre todo ubicado en la parte que da más al pueblo (no porque la ley no los exija sino por propia voluntad y por necesidad de investigación), venimos con una producción agrícola y agrícola ganadera desde hace ya varios años. Al mismo tiempo venimos con un montón de prácticas que a lo mejor nacen en el módulo agroecológico y que también lo podemos aplicar en las buenas prácticas, como el cultivo de cobertura, lo que son refugios, todo lo que es rotación de cultivos que va orientado en las buenas prácticas a la disminución del uso de plaguicidas en general ya sean herbicidas, insecticidas o fungicidas”.

“Hay prácticas que se pueden usar en los dos sistemas y la idea nuestra es la disminución del uso de fitosanitarios en los dos sistemas. Es nuestro objetivo. Es hacia a dónde va la agricultura más racional y en realidad desde hace mucho tiempo que el INTA está trabajando en la disminución de fitosanitarios, que nace en las universidades, en el Inta al final de la década de 1970. Me recibí en el 87’ y en mis primeras pasantías en el 82’ con el Ingeniero Gamundi, desde el manejo integrado de plagas, disminuíamos las aplicaciones de insecticidas a mucho menos de la mitad y hay veces que no se aplicaba nada. Hace mucho que venimos con esto, hoy parece que esto no alcanza, no es suficiente sin embargo es lo que marcó a la institución, al Inta” finalizó el Ingeniero agrónomo Luis Carrancio




Mercados
22/10/2021