loader
Foto

“LAS PRECIPITACIONES SE VAN A LIMITAR Y ESTO NO ES SOLAMENTE EN EL SUR DE SANTA FE”.

La especialista María José Dickie de Inta Cañada de Gómez repasó lo que fue su participación en la conferencia de Inta Oliveros (que sigue disponible en la cuenta de YouTube del Inta). Se consolida la posibilidad de fenómeno “La Niña”.


Desde el punto de vista meteorológico María José Dickie describió que “a corto plazo si bien hay unas pequeñas precipitaciones previstas no es de mucho milimetraje. Pero por lo menos es una lucecita que nos da para poder empezar a planificar la siembra de maíz. Se pronosticaban entre 5 y 20 mm, cada uno después verá en su lote o en sus zonas si con esos milímetros tan bajos da para el inicio o no de la siembra de maíz. También esta lluvia va a ser fundamental para el trigo, si bien estamos planificando ya los cultivos de verano, pero no nos olvidemos del trigo que, está necesitando por lo menos unos 20 mm. para continuar con su crecimiento y desarrollo, si bien están en buen estado hasta el momento, pero para poder mantener ese estado necesita lluvia. Ya había un pronóstico de rendimiento de aproximadamente entre 30 quintales de trigo, pero en estas condiciones ese promedio o esa estimación del rendimiento ya bajó a 25 a nivel nacional por la afectación de los trigos en distintas regiones del norte del país, norte de Santa fe y algunas zonas con limitaciones. De no llover en los próximos días se va a estar viendo también afectado el cultivo de trigo y no solo la siembra de maíz”.

El trigo también dependió mucho, más allá de cómo se implantó sino sobre qué cantidad de oferta de agua tenía en el comienzo, que si comparamos la campaña de este año con la pasada. María José Dickie indicó que fue una campaña bastante crítica donde prácticamente en cuatro meses no se registraron lluvias y las últimas que se registraron importantes fueron en abril. “Después pasamos cuatro meses sin precipitaciones. En la zona de ustedes tuvieron un poquito más de lluvia que nosotros, hubo a fines de agosto, nosotros no tuvimos nada. Pero se partió de un perfil hídrico más lleno por las lluvias que tuvieron en marzo, abril y mayo que fueron muy buenas, cosas que no ocurrió en febrero. Febrero fue un mes muy crítico en cuanto a las precipitaciones” cerró. 

Algunos técnicos de la zona indican que el trigo arrancaba esta etapa con un  70% de agua de reserva en el suelo, 80% para el maíz más o menos pero las primeras capas del suelo están secas, “están secas y aparte se vio acelerado ese desecamiento por las altas temperatura de la semana del 17 de agosto que tuvimos 30º, hubo días de viento y entonces esas altas temperaturas, esa incidencia que hubo de la radiación solar hizo que las primeras capas se desecaran bastante, fueron temperaturas muy elevadas para esta semana que nosotros tuvimos tanto en nuestra región y comparo en el norte del país donde tuvimos 36/39º, en Corrientes y Chaco que fue bastante crítico. Esas temperaturas no son normales para esta fecha. Cuando el agua es limitante cualquier cosa que esté pasando en la atmosfera (temperatura, humedad ambiente baja, nubosidad) va a influir en la disponibilidad de agua, desarrolló Dickie.

Fenómenos de escala global

Si miramos los fenómenos de escala global como ENSO (El Niño-Southern Oscillation), para saber si tendremos influencia niño o niña y su impacto en nuestra zona, María José Dickie se refirió al estudio en IRI (The International Research Institute for Climate and Society) de la Universidad de Columbia. “Ellos ya dijeron que hay una probabilidad de arrancar este trimestre (septiembre, octubre y noviembre) con evento La Niña, en un 60% y se mantendría por los meses de verano. Esto hay que monitorearlo mensualmente, no sería prudente decir hoy que para enero vamos a tener una niña de tal probabilidad, no corresponde, pero la tendencia sería a mantener una niña. Lo que falta definirse es su intensidad, si va a ser una niña débil moderada o severa, eso lo va a dar el enfriamiento que tengan las aguas en el océano”. 

Para nuestra región, nuestra área de influencia ¿qué significa tener una niña? Es que las precipitaciones van a ser menores a lo normal, por lo tanto con este informe del ENSO, en qué estado se encuentra este fenómeno de oscilación sur, más las tendencias climáticas que brinda también el Servicio Meteorológico Nacional que son las proyecciones, que van a pasar en cuanto a temperaturas y precipitaciones en los próximos tres meses indican que tendremos precipitaciones menores a lo normal tanto por niña y por las tendencias climáticas del servicio y temperaturas superiores a lo normal. 

¿Cuánto menos vamos a tener, cuanto más de temperatura vamos a tener? Nuevamente eso no se lo puede indicar ahora. “Cuando hablamos de nuestra planificación, nuestra elección de lotes, fijémonos cuál va a ser tal variedad o tan hibrido y cual comportamiento tiene este lote cuando el año es seco. Uno a esa evaluación siempre la hace, hay que sentarse a planificar con el ingeniero y ver cómo se comportaron estos materiales en años secos.

Influencias climáticas regionales 

María José Dickie también se refirió a aquello que ocurre más allá de lo que sucede con el fenómeno la niña, hay otros fenómenos que son propios de nuestra región, la influencia del Atlántico, la posibilidad de ingreso o el pasaje de frente que generen alguna lluvia adicional y agregó: “En nuestra región para que llueva tiene que tener lo que decimos nosotros – la génesis de las precipitaciones-, masas de aire que tengan humedad, que sean cálidas y que vengan otras masas de aire frías y secas por ejemplo. Cuando hay distintas masas de aire por ejemplo la masa de aire fría y seca, son del anticiclón del Pacífico, que es donde uno mira los vientos alisios que está un poquito más arriba. 

En el medio hay un anticiclón a los 30° (que son los vientos alisios), de los 30° hacia abajo son los que ingresan al país, de los 30° a los 60º de latitud son los que ingresan al país y a nosotros nos llegan como de aire frío y seco. Esto va a jugar en nuestro clima y después depende de la actividad que tengamos fundamentalmente nosotros del anticiclón del Atlántico que si está debilitado (como está debilitado ahora) no ingresan las masas de aire cálidas y húmedas entonces está provocando la sequía que tenemos en Brasil, muy grave, con lo cual está determinando la bajante del río Paraná con todas las influencias que tiene y una disminución de las precipitaciones del país desde el este hacia el oeste de la Argentina, al no tener este ingreso nosotros no tenemos fuente de humedad y por más que ingresen las masas de aire frío del sur, no se encuentran con masa de aire húmeda en la región para que precipite entonces no solo es lo de la niña sino también cómo se encuentra el anticiclón del Atlántico, sí está debilitado como ahora las precipitaciones se van a limitar y esto es no es solamente en el sur de Santa Fe o en nuestra zona, es a una escala muchísimo más grande es norte del país, tenemos el sur y centro de Brasil, parte de Paraguay afectado, con esta sequía a una escala mayor impacto.

Lo vemos con la bajante del río Paraná, también el río Paraguay está afectado en cuanto a su bajante, es bastante crítica esta situación porque también en Brasil por el próximo trimestre no se prevén que se recupere intensidad de precipitaciones” explicó la especialista de Inta Cañada de Gómez, María José Dickie.




Mercados
22/10/2021