loader
Foto

SIGUE ALTA LA PARTICIPACIÓN DEL ESTADO EN LA RENTA AGRARIA

En el mes de septiembre dio que la participación del Estado en la renta agrícola es del 63,4%, esto significa que de cada 100 pesos de renta que genera una hectárea agrícola de soja, maíz, trigo y girasol, $63,40 es lo que representan los impuestos municipales, provinciales y nacionales según el economista de FADA, David Miazzo.


Sobre cómo quedó el desagregado por provincia dijo: “en Entre Ríos quedó un poco por encima con el 66%, Buenos Aires con el 61,4%, Santa Fe con el 61,1%, Córdoba con el 63,1%, por ejemplo. En estas diferencias provinciales a veces intervienen un poco los propios impuestos municipales, pero después otras veces tiene un poco más de peso, lo que es la propia rentabilidad de los cultivos, cuando por ahí el cultivo genera más venta entonces baja la participación del Estado y también la composición en términos de cuántas hectáreas de cada cultivo tiene cada una de las provincias. Por ejemplo, Buenos Aires o Santa Fe tienen más impuestos que Córdoba, pero Córdoba queda un poquito por encima de los valores de las otras provincias”.

De todos los cultivos la que encabeza esta tabla sigue siendo la soja con 67,5; le sigue el maíz con el 55%; el trigo con casi el 60; y el girasol casi con el 50% y esto principalmente porque la soja tiene porcentajes sustancialmente mayores al resto de los cultivos, soja tiene 33, maíz tiene 12 y girasol tiene 7. 

Decisiones estratégicas

David Miazzo también se refirió a la decisión de los productores de irse con otros cultivos como el maíz y señala que la producción y la participación del maíz de superficie viene creciendo principalmente ante la caída de soja por varias razones. Una razón de rentabilidad del maíz que viene dando buenos números y eso incentiva la siembra y después también una necesidad agronómica. Durante muchos años tuvimos un proceso de una mala rotación de cultivos, producto de que el maíz y el trigo realmente daban números muy malos producto de la combinación de derechos por exportaciones, más las intervenciones a las exportaciones que en total hacían que tengamos, por ejemplo, un maíz y un trigo que valía casi la mitad de lo que valía en los países vecinos. Entonces eso había generado una situación de rotación de cultivos que no era buena en términos de suelo, en términos agronómicos y también la mejora de la rentabilidad del cultivo permite ir equilibrando un poco más esta situación, además de la cuestión de la rentabilidad, pero también se dio una rotación un poco más sana que la que tenía”.

Intervención de mercados

“Son cadenas muy dinámicas, que generan muchísimos puestos de trabajo, las cadenas del trigo y el maíz tiene muchos eslabonamiento productivo, es un poco más grande que el que tiene las hojas, pero bueno, obviamente todos los cultivos son importantes, pero predominan siempre este tipo de pensamientos que hay que intervenir estos mercados creo que no es tanto porque les va bien sino con una mirada de los precios internos de los productos, por eso siempre son carne, leche, maíz, trigo los que terminan siendo intervenidos, no soja, por ejemplo, porque tiene muy bajo impacto en los precios internos. El maíz también tiene bajo impacto cuando uno mira el precio de la carne el maíz representa el 12% del precio final de la carne en el mostrador, cuando uno mira el pan, el trigo representa el 13% del precio final del pan en el mostrador, pero siempre en épocas de inflación, de tensión de precios como las que estamos acostumbrados a vivir. Vienen de nuevo todas estas discusiones de antes, que era la mesa de los argentinos, por lo visto ahora es bienes públicos culturales, la nueva definición. Vienen todas estas tensiones de precios que en realidad están generadas por la emisión monetaria, la inflación y la devaluación que eso genera. Pero como eso no se quiere atender, no se quieren resolver y hay que ir a atajar los precios de alguna manera se cierran las exportaciones, se ponen precios cuidados cuando sabemos que nada de eso realmente funciona y en el caso de estas medidas para el agro el único que hacen es hacer caer la producción y después tenemos los mismos precios, pero con menos producción. De hecho, recordemos que en un momento llegamos a tener el trigo y la harina más caros del mundo, producto de este tipo de medidas que habían hecho caer en la superficie de trigo a cerca de la mitad” finalizó el economista David Miazzo.




Mercados
26/01/2022