loader
Foto

EL INTA SIGUE MONITOREANDO PRECIPITACIONES Y AGUA SUBTERRÁNEA

El ingeniero ambiental Ignacio Huerga de Inta Venado Tuerto despliega con detalles el informe del balance de lluvias en el departamento General López (Santa Fe) y el monitoreo de napas que están realizando en la zona.


En enero lo que vimos son algunas localidades con precipitaciones muy altas, registramos valores por ejemplo en la zona de Rufino (más en el sur del departamento) con acumulados de más de 200 mm, no así el caso de Venado Tuerto que con lo justo se llega a los 100 mm indicó el ingeniero y agregó que estos valores están por debajo de lo que son los promedios históricos del primer mes del año presentándose así mucha disparidad entre localidades dependiendo de en dónde se han dado estas precipitaciones, sí vemos que hay disparidad entre localidades cómo Maggiolo y Villa Cañas que hay casi 50 mm de diferencia y se ha dado esto de las lluvias localizadas expresó Ignacio Huerga. 

Sobre si esto es compatible con el balance del año pasado Huerga dijo que en 2021 vieron que el promedio departamental anual fue de 804 mm, 40 mm por debajo de lo que se registró en 2020. 

De las localidades que monitorean y en donde más volumen de lluvia acumuló fue Maggiolo que estuvo cerca de los 900 mm (896 mm en total) y en cambio donde hubo menos lluvias fue en Wheelwright y en Villa Cañas que llegaron casi a los 730 mm. Por lo cual el especialista reiteró la presencia de esta disparidad y precipitaciones por debajo de lo que sería la media histórica acumulada anual en el departamento e indicó que en los últimos 30 años se registró en 950 milímetros. Obviamente que esa media se va corriendo en virtud de las precipitaciones que tenemos, pero yendo un poco a los datos históricos y si vemos los últimos tres años de las nueve localidades que registramos solo en un año en Rufino se dio un acumulado por encima de los 950 ml, en cambio en Venado Tuerto debemos ir al año 2016 que fue el último año donde encontramos precipitaciones por arriba de la media mencionada anteriormente. por lo cual tenemos en esta localidad ya cinco años por debajo de ese valor promedio cerró el ingeniero ambiental sobre la disparidad que se visualiza en el balance de lluvias en la región.

Monitoreo de napas

El año pasado tomamos cuatro momentos de monitoreos de napas para ver sobre todo lo que es profundidad y vimos que en mayo o junio fue en donde las napas subieron un poco y en el último monitoreo que fue de octubre a febrero vimos un descenso en promedio de 50 cm, en algunos lugares más y en otros menos. Esto quiere decir que hay un cultivo implantado en la mayoría de los lotes que monitoreamos, por lo que obviamente hay algo de extracción de agua, pero poca recarga que esperamos que en este periodo de post cosecha se puedan recargar con la lluvia comenzó detallando Ignacio Huerga sobre el monitoreo de las napas en los sectores que analizan desde hace meses.

En cuanto a cuál es esa profundidad que menciona de los diferentes espacios que van monitoreando indicó que tienen tres sitios testigos de los cuales monitorean en tres lugares distintos que son clasificados en una zona elevada a la que denominan loma, una zona intermedia (media loma) y una zona baja (se encuentran cerca de alguna laguna o zona más deprimida). En lo que es bajo estamos monitoreando a metro y medio la napa; en lo que es loma en algunos lugares los encontramos a 4 metros de profundidad, es decir, en una profundidad muy por debajo de lo que generalmente solemos encontrarlo en esos sitios donde estaban en tres o dos y medio. Hay un descenso muy significativo dijo Huerga.

Otra de las evaluaciones que están realizando es sobre la calidad del agua y sobre esto el Ingeniero ambiental explicó que lo que hacen en esos sitios es analizar algunos parámetros fisicoquímicos en la agencia de INTA donde tienen algo de equipamiento para realizarlo y analizar fitosanitarios donde a través del equipo de trabajo de la agencia y otras unidades lo desarrollan.

Con los parámetros fisicoquímicos de este último muestreo vimos que el agua que extraemos de las napas es más barrosa con lo cual ya da idea de que no hay tanta reserva. Cuando monitoreamos en octubre o en agosto uno traía una muestra de agua más parecida a la que tomamos (aclarando que obviamente esta no se toma). Eso indica que hay poca disponibilidad de agua para lo cual tenemos que procesar y filtrar para poder analizar nitrato, fosfato, ph, conductividad y algunos parámetros que nos da una idea de que si además del nivel se modifican algunas condiciones que obviamente aporta a la calidad de agua disponibles dijo Huerga y en cuanto a si por el momento tienen alguna conclusión de los análisis que vienen realizando expresó que aún no llegaron a desarrollar una conclusión porque este monitoreo va de la mano al manejo del cultivo y agregó: Entramos a monitorear en mayo del año pasado donde había un barbecho y se iba a sembrar trigo, entonces queremos evaluar todo el ciclo del cultivo antecesor y el actual. Cuando cerremos en mayo este último monitoreo tendremos algunas conclusiones, lo que por lo general vemos es que en zonas altas hay mucha conductividad por lo que puede haber más presencia de sales y en zonas bajas se ve un poco más diluida por la presencia de algún bajo o alguna laguna. Esto por lo general pasa y en la bibliografía que consultamos se detecta de esa forma finalizó el ingeniero sobre el monitoreo que vienen realizando y los posibles resultados.




Mercados
27/06/2022